Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Después de la timpanostomía (colocación de tubos en los oídos)

Una niña pequeña sentada en la falda de una mujer mientras la médica le examina el oído con un otoscopio.

Cuando le hayan colocado los tubos, la audición de su hijo debería mejorar. Para alcanzar el mejor resultado, vaya a todas las visitas de control que le indique el cirujano de su hijo. En algunos casos, los problemas del oído pueden continuar. Sin embargo, con el cuidado adecuado de los oídos, puede evitar las infecciones.

Visitas de control

  • Poco después de la cirugía, el cirujano puede volver a examinar a su hijo. En este primer control se verifica que los tubos sigan en su sitio y que los oídos del niño se estén curando.

  • Después del primer control, es probable que el proveedor de atención médica recomiende ver al niño cada unos cuantos meses. Haga todo lo posible por asistir a estas citas. Es la única forma de verificar que los tubos sigan abiertos y en su sitio.

  • La mayoría de los tubos permanecen en su sitio durante un año aproximadamente. Algunos duran más tiempo. La vida útil del tubo suele depender del crecimiento del niño. La mayoría de los tubos se caen por su propia cuenta. En algunos casos poco frecuentes, el cirujano tiene que extraer los tubos.

Menos problemas

  • Aun con los tubos, su hijo puede tener infecciones de oído. Si se ve molesto, le supura el oído y tiene fiebre, son indicios de que debe llamar al proveedor de atención médica del niño. Sin embargo, si los tubos están funcionando, puede esperar menos problemas y una recuperación más rápida.

  • Si efectivamente se presenta una infección, es probable que responda a gotas antibióticas para los oídos. Para infecciones más graves, se pueden requerir además antibióticos orales. Siempre asegúrese de darle a su hijo la cantidad completa que le hayan recetado, incluso si los síntomas desaparecen. Si no lo hace, el medicamento podría no tener efecto. Use solamente las gotas para los oídos que recete el proveedor de su hijo.

Cuidado del oído

  • Pregúntele al proveedor de atención médica si debe protegerle los oídos del contacto con el agua. Su hijo podría necesitar tapones para los oídos cuando nada o se baña si sumerge la cabeza en el agua.

  • No le ponga a su hijo gotas para los oídos a menos que se las recete el cirujano u otro proveedor.

  • No use hisopos de algodón para limpiarle los oídos. Si se usan sin la debida precaución, pueden obstruir (bloquear) los tubos con cera e incluso dañar el tímpano.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes signos:

  • Supuración con sangre de los oídos.

  • Supuración continua de los oídos.

  • Dolor de oído. Los niños pequeños que no saben expresar su dolor pueden tirarse las orejas o frotarlas.

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación).

  • Dificultad para oír.

  • Problemas de equilibrio.

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Existen distintos tipos de termómetros digitales. Estos incluyen uno para la boca, el oído, la frente (temporal), el recto o la axila. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los 6 meses de edad. No tome la temperatura por boca hasta que su hijo tenga, por lo menos, 4 años de edad.

Use el termómetro rectal con cuidado, ya que puede perforar el recto accidentalmente y transmitir microbios de las heces. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, use uno de otro tipo. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué tipo usó para tomar la temperatura del niño.

A continuación, hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes.

Bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100,4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37,2 °C) o más alta

Niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38,9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38,3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o más

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.