Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

VPH genital: diagnóstico y tratamiento

VPH significa virus del papiloma humano. Por lo general, el VPH genital se descubre en un examen de rutina. Es posible que el proveedor de atención médica le pregunte si tiene relaciones sexuales y si alguna vez tuvo un desarrollo anormal de las células (displasia) o verrugas genitales. También podrían revisar si tiene signos de otras infecciones de transmisión sexual. El VPH genital no se puede eliminar por completo del cuerpo, pero puede tratarse.

El examen

  • Con una prueba de Papanicolaou (Pap) se pueden detectar signos de displasia o verrugas en el cuello uterino o el ano. Se toma una muestra de células y se las examina con el microscopio.

  • Quizás se haga una colposcopia para evaluar con mayor precisión si hay displasia. Se usa un instrumento de aumento (colposcopio) para observar el cuello uterino a través de la vagina. Si se hace en el ano, esta prueba se llama anoscopia de alta resolución.

  • Una prueba de acetoblancos facilita la detección de la enfermedad por el VPH (displasia o verrugas). Se coloca vinagre en el cuello uterino o la piel del ano que podría estar afectada. Si hay displasia o verrugas, se ponen blancas. Esta prueba podría hacerse durante una colposcopia.

  • Se puede usar una prueba de ADN de VPH para ayudar a diagnosticar la infección del VPH y descubrir qué cepa tiene. Algunas cepas del VPH conllevan un mayor riesgo de que tenga cáncer en el futuro. La prueba de ADN de VPH positiva o negativa se usará para decidir el plan de tratamiento.

Si tiene verrugas genitales

Las cepas de VPH que producen verrugas por lo general no son las mismas que producen cáncer. Si tiene verrugas genitales, informe a su proveedor de atención médica. Tenga en cuenta lo siguiente acerca de las verrugas genitales:

  • Pueden aparecer de a una o en grupos y podría ser difícil verlas.

  • Podrían sentirse como protuberancias firmes y secas, parecidas a un sarpullido.

  • Podrían tener un aspecto diferente en la piel que en una membrana mucosa.

  • Podrían tener un aspecto diferente en una mujer que en un hombre.

  • También podrían aparecer en el ano y la piel que lo rodea. Las verrugas o el cáncer pueden presentarse en esos lugares si no se diagnostica y se trata el VPH.

Su tratamiento

No hay un tratamiento que pueda eliminar por completo el VPH del organismo, pero se puede lograr un buen tratamiento en la mayor parte de los casos. Tratar la displasia consiste en eliminar las células que pueden provocar cáncer. Tratar las verrugas puede ayudar a mantenerlas bajo control y quizás no regresen. El tratamiento también ayuda a evitar contagiar el virus a otras personas.

Tipos de tratamiento

  • La displasia o las verrugas se pueden eliminar con calor (cauterización), congelación o láser. El proveedor de atención médica es quien realiza este procedimiento, por lo general en el consultorio. La cantidad de tratamientos que necesite dependerán de la cantidad de tejido que haya que eliminar.

  • Es posible aplicar medicamentos para tratar las verrugas externas. Algunos de estos medicamentos estimulan el sistema inmunitario a luchar contra el VPH. Otros son sustancias que las desintegran. Los medicamentos pueden aplicarse en el consultorio del proveedor de atención médica o en casa.

  • A medida que se conoce más sobre el VPH, se siguen desarrollando otros tratamientos.

Maneras de mantenerse saludable

Aunque algunas cepas de VPH se asocian con el cáncer de cuello uterino, la mayoría de las personas con VPH no llegan a tener cáncer. Las visitas de control con su proveedor de atención médica ayudan a reducir aún más el riesgo.

Visitas de control

  • Programe las visitas de control como le hayan indicado. Visite a su proveedor de atención médica si nota verrugas nuevas.

  • Hágase un Papanicolaou con la frecuencia que le indique su proveedor de atención médica. De esta manera, si se detecta una displasia a tiempo, el tratamiento funciona mejor y se puede prevenir el cáncer.

Mantenga fuerte su sistema inmunitario

  • No fume. Fumar debilita el sistema inmunitario y aumenta las probabilidades de que contraiga VPH. Además, aumenta el riesgo de tener cáncer de cuello uterino y de otros tipos.

Cómo protegerse del VPH

Si tiene relaciones sexuales, la mejor manera de prevenir el contagio de VPH es usar siempre un condón de látex. Pero recuerde que los condones y otras barreras solo protegen la piel que cubren. Si está con alguien nuevo, hable sobre el VPH y otras infecciones de transmisión sexual antes de tener relaciones. Si está en una relación monógama y no está usando condones, tal vez no necesite cambiar sus hábitos. Hable con su pareja y elijan la opción que ambos consideren adecuada.

Una de las mejores maneras de prevenir el VPH es asegurarse de tener la vacuna correspondiente. Se puede administrar hasta los 26 años si no la tiene. Si es mayor de 27 años y no tiene la vacuna, hable con su proveedor de atención médica para ver si la necesita. En algunos casos, se puede colocar entre los 27 y los 45 años.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.