Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Instrucciones de alta: revisión de la colocación de un tubo nasogástrico (NG) de alimentación

Regresa a su casa con un tubo nasogástrico (NG) de alimentación en su cuerpo. Necesitará revisar el tubo constantemente para asegurarse de que el extremo del tubo esté en su estómago. En el hospital, le enseñaron cómo cuidar de su tubo. En general, estos tubos se usan en adultos y durante un período corto. Los tubos llegan directamente hasta el estómago o hasta el intestino delgado si se requiere un acceso de mayor longitud (como en un tubo G, un tubo PEG o un tubo PEJ). Esta hoja lo ayudará a recordar los cuidados de su sonda cuando esté en casa. Tenga a mano el número de teléfono de su proveedor de atención médica o cuidador por si tiene preguntas o se presenta algún problema. 

Cuidados en la casa

  • Reúna sus materiales:

    • Rotulador permanente.

    • Cinta o regla de medición.

    • Jeringa de 50 mL para lavar el tubo y posiblemente también para las alimentaciones. 

  • Revise la colocación de su tubo una vez al día.

  • Busque la marca en su tubo en el lugar donde sale de su nariz. Si no tiene una marca, hágale una.

  • Revise para confirmar que la marca que usted le hizo al tubo esté en el mismo lugar cada vez que usted inspecciona la colocación.

  • Mida la longitud del tubo desde su nariz (tubo nasal) hasta el extremo del tubo. Si no tiene la misma longitud que tenía el día anterior, puede ser que el tubo no esté en el lugar correcto.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica inmediatamente en cualquiera de los siguientes casos:

  • ahogo, mareos o aturdimiento ( llame al 911);

  • sangre o secreción con aspecto similar al café molido ( llame al 911);

  • dificultad para respirar durante la alimentación, mientras lava la sonda o durante la administración de medicamentos;

  • el tubo está obstruido y no se puede desobstruir;

  • el tubo se cae o no está seguro de si el tubo está en el estómago;

  • el tubo está agrietado o se está estropeando; 

  • diarrea que dura más de tres deposiciones sueltas;

  • estreñimiento que dura más de 48 horas;

  • náuseas o vómitos;

  • fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta, o según le indique el proveedor;

  • piel enrojecida, caliente o sensible alrededor de la sonda;

  • pérdida o aumento repentino de peso (más de 2 libras en 24 horas);

  • estómago inflado o apretado;

  • señales de que el tubo no está colocado correctamente. Si ocurre esto, mantenga el cuerpo en posición vertical, no se acueste;

    • tos;

    • fórmula de nutrición en la saliva;

    • dificultades para respirar.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.