Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Ecografía endoscópica

Contorno de la parte superior del cuerpo donde se ve un endoscopio introducido a través de la boca hasta el interior del estómago.

La ecografía endoscópica (EUS, por sus siglas en inglés) es una prueba que permite observar el interior del tubo digestivo. Se usa para detectar cáncer o crecimientos en el esófago, el estómago, el páncreas, el hígado y el recto. Puede ser útil en la estadificación del cáncer (para determinar en qué etapa se encuentra el cáncer). También puede usarse para ayudar a diagnosticar ciertas enfermedades, así como para drenar quistes o abscesos.

¿En qué consiste la ecografía endoscópica?

La ecografía endoscópica muestra imágenes por ultrasonido e imágenes de video en tiempo real del tubo digestivo. En esta prueba se usa un tubo flexible llamado endoscopio. En su extremo hay una cámara de video diminuta con una luz. Esta envía imágenes en tiempo real a un monitor. El endoscopio también tiene un dispositivo de ultrasonido muy pequeño, que utiliza ondas sonoras para crear imágenes y transmitirlas a un monitor.

Se pasa una aguja a través del endoscopio. Esta puede usarse para tomar pequeñas muestras de tejido para analizarlas. Esto se denomina biopsia. La aguja también puede utilizarse para tomar muestras de líquido. Esto se denomina aspiración con aguja fina (AAF).

Riesgos y complicaciones posibles

Entre los riesgos y las complicaciones posibles se encuentran las siguientes:

  • hemorragia;

  • infección;

  • orificio (perforación) en el tubo digestivo;

  • riesgos relacionados con la sedación o la anestesia;

Antes de la prueba

Haga lo siguiente antes de la prueba:

  • Informe a su proveedor de atención médica todos los medicamentos que esté tomando. Esto incluye vitaminas, hierbas y medicamentos de venta libre. También incluye todos los medicamentos recetados y anticoagulantes como warfarina, clopidogrel o aspirina diaria. Pregúntele a su proveedor de atención médica si tiene que dejar de tomar todos o algunos de estos medicamentos antes de la prueba.

  • Es posible que le receten antibióticos para que los tome antes o después de la prueba. Esto dependerá de la zona que se va a examinar y de lo que se hará durante la prueba. Estos medicamentos ayudan a prevenir las infecciones.

  • Siga cuidadosamente las instrucciones de preparación para la prueba a fin de obtener resultados precisos. Estas instrucciones pueden consistir en lo siguiente:

    • Si le van a hacer una ecografía endoscópica del tubo digestivo superior (esófago, estómago, duodeno, páncreas e hígado):

      • No coma ni beba nada durante las 6 horas previas a la prueba.

    • Si le van a hacer una ecografía endoscópica del tubo digestivo inferior (recto):

      • Antes de la prueba, haga una preparación intestinal según le indiquen para eliminar las heces del recto. Esto puede requerir que siga una dieta de líquidos claros y que tome un laxante (líquido o en pastillas) la noche anterior a la prueba, o bien que se haga uno o más enemas en la mañana del día de la prueba.

      • No coma ni beba nada durante las 6 horas previas a la prueba.

  • Asegúrese de llegar a tiempo al hospital. Lleve consigo su documento de identidad y la tarjeta del seguro médico. Deje los objetos valiosos en casa. Si tiene radiografías u otros resultados de pruebas médicas, llévelos con usted.

Informe a su proveedor de atención médica

Para su propia seguridad, informe a su proveedor de atención médica si hace lo siguiente:

  • Está tomando insulina. Es posible que deban cambiarle la dosis el día de la prueba.

  • Es alérgico al látex.

  • Tiene cualquier otro tipo de alergia.

  • Está tomando anticoagulantes.

Durante la prueba

La ecografía endoscópica suele hacerse en un hospital. El procedimiento puede durar entre 1 y 2 horas. Probablemente regresará a casa poco después. Durante la prueba:

  • Se acostará sobre el lado izquierdo en la mesa de exploración.

  • Le pondrán una vía intravenosa en una vena del brazo o la mano. Esto se hace para administrarle líquidos y medicamentos. Para que permanezca cómodo durante la prueba, le darán un sedante. Este le producirá sueño y evitará que sienta dolor.

  • Si le van a hacer una ecografía endoscópica del tubo digestivo superior, pueden darle anestesia local en la garganta para que se sienta más cómodo mientras el proveedor de atención médica introduce el endoscopio. A continuación, el proveedor de atención médica introducirá suavemente el endoscopio flexible hasta la garganta, a través de la boca o de la nariz.

  • Si le van a hacer una ecografía del tubo digestivo inferior, el proveedor de atención médica le introducirá suavemente el endoscopio flexible por el ano.

  • Durante la prueba, el endoscopio envía imágenes de vídeo y de ultrasonido en tiempo real desde el interior del cuerpo hasta los monitores de video. Estas imágenes se usan para examinar el tubo digestivo. Procedimientos especializados como el drenaje se realizan según sea necesario.

  • El proveedor de atención médica puede explicarle los resultados poco después de la prueba. Los resultados de la biopsia tardarán varios días.

  • En la mayoría de los casos, el paciente puede regresar a casa a las pocas horas de la prueba. Consiga a un familiar o amigo adulto que lo lleve a su casa cuando salga del hospital, aunque no se sienta muy somnoliento.

Después de la prueba

Esto es lo que puede esperar después de la prueba:

  • Tal vez se sienta cansado a consecuencia de los sedantes. El efecto debe desaparecer a lo largo del día.

  • Si le hicieron una endoscopia del tubo digestivo superior, tal vez tenga dolor de garganta durante un par de días. Esto puede aliviarse con pastillas y un aerosol para la irritación de garganta, disponibles sin receta.

  • Podrá comer y beber normalmente tan pronto como termine la prueba.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • fiebre de 100.4 °F (38.0 °C) o más, o según las indicaciones;

  • dificultades para respirar;

  • vómito con sangre, sangre en las heces o heces negruzcas;

  • tos o ronquera que no desaparecen;

  • dolor abdominal que empeora.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.