Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Instrucciones de alta para la esplenectomía laparoscópica (pediátrica)

A su hijo se le practicó un procedimiento que se llama esplenectomía. La esplenectomía es la eliminación quirúrgica del bazo, que se encuentra ubicado en la parte superior izquierda del abdomen. El bazo filtra la sangre y ayuda a que el cuerpo combata las infecciones. Su médico realizó 3 o 4 incisiones (cortes) pequeñas en el abdomen de su hijo y luego insertó instrumentos quirúrgicos diminutos a través de estas incisiones. Esta estrategia le permite a su hijo recuperarse de la cirugía con mayor rapidez y comodidad. A continuación, encontrará información que le será útil para los cuidados en su casa.

Cuidado de la incisión

  • Controle todos los días que las incisiones de su hijo no estén enrojecidas, hinchadas y que la piel no esté separada.

  • Siga las instrucciones del cirujano acerca de cuándo su hijo podrá volver a bañarse o ducharse después de la cirugía.

  • Asegúrese de que su hijo lave o lave usted cuidadosamente el sitio de la incisión con un jabón suave y agua tibia. Séquelo dando toques suaves.

  • Si tiene tiras adhesivas sobre la herida, no se las quite. Deje que se salgan por sí solas. Puede cortar los bordes que se hayan desprendido.

Actividad física

  • Pregunte al cirujano cuándo será seguro que su hijo levante objetos y/o retome las actividades normales.

  • Recuerde, su hijo se sentirá un poco inestable para caminar por unos días después de llegar del hospital.

  • No deje que su hijo levante ningún objeto que pese más de 3 libras para evitar esfuerzo en las incisiones.

  • Deje que su hijo tome un descanso de sus quehaceres domésticos. Su hijo no debe pasar la aspiradora ni cortar el césped hasta que su proveedor de atención médica le diga lo contrario.

  • Dele a su hijo todos los medicamentos contra el dolor según se le indique. No le dé aspirina ni ibuprofeno.

  • Si su hijo sufre estreñimiento, consulte al proveedor de atención médica. Los medicamentos para el dolor pueden provocar estreñimiento. A menudo puede ayudar agregar más fibra a la dieta de su hijo y proporcionarle ablandadores de heces.

Cómo prevenirse de las infecciones

  • Controle la temperatura de su hijo todos los días durante 1 semana después de la cirugía.

  • Asegúrese de que su hijo tome todos los antibióticos recetados después de la cirugía, incluso si se siente mejor. Su hijo necesita los antibióticos para evitar una infección.

  • Obtenga atención médica para su hijo incluso por enfermedades leves, como problemas sinusales o resfríos. Recuerde que su hijo será más propenso a contraer una infección sin su bazo.

  • Asegúrese de que su hijo esté al día con todas las vacunas. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo acerca de cualquier otra vacuna que su hijo pueda necesitar. Cuando sea posible, deben administrarse las vacunas no aplicadas antes de la cirugía.

  • Asegúrese de decirle a todos sus proveedores de atención médica que su hijo no tiene el bazo.

  • Considere conseguir un brazalete de identificación médica para su hijo que diga que no tiene el bazo.

Visitas de control

Programe una visita de control con el proveedor de atención médica de su hijo o según se le haya indicado.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Consulte inmediatamente con el proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre (ver La fiebre y los niños, más abajo)

  • Escalofríos con temblores

  • Mareos o aturdimiento

  • Cualquier hemorragia inusual

  • Dolor en el sitio de la incisión o alrededor de esta

  • Calor, inflamación, pus o enrojecimiento en el sitio de la incisión o alrededor de esta

  • Incisión que se abre o se desgarra

  • Dolor abdominal creciente

  • Vómitos

La fiebre y los niños

Use siempre un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. Nunca use un termómetro de mercurio.

En el caso de bebés y niños pequeños, asegúrese de usar de forma correcta el termómetro rectal. Un termómetro rectal puede hacer un orificio (perforar) accidentalmente en el recto. También puede transmitir gérmenes de las heces. Siga siempre las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo midiendo la temperatura rectal, use otra forma. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué forma usó para tomar la temperatura del niño.

A continuación, se presentan algunas pautas relacionadas con la temperatura de la fiebre. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los 6 meses de edad. No tome la temperatura oral hasta que su hijo tenga, por lo menos, 4 años de edad.

Bebé menor de 3 meses:

  • Pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomar la temperatura.

  • Temperatura rectal o en la frente de 100.4 °F (38 °C) o superior, o según le haya indicado el proveedor

  • Temperatura axilar de 99 °F (37.2 °C) o superior, o según le haya indicado el proveedor

Bebé o niño pequeño de 3 a 36 meses:

  • Temperatura rectal, en la frente u oído de 102 °F (38.9 °C) o superior, o según le haya indicado el proveedor

  • Temperatura axilar de 101 °F (38.3 °C) o superior, o según le haya indicado el proveedor

Niño de cualquier edad:

  • Picos de fiebre repetidos de 104 °F (40 °C) o superior, o según le haya indicado el proveedor

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre persistente durante 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.