Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

El nivel de azúcar en la sangre durante el embarazo

La diabetes gestacional provoca niveles elevados de azúcar en la sangre durante el embarazo. Usted corre el riesgo de desarrollar diabetes gestacional, o bien ya la tiene. Pero controlar el nivel de azúcar en la sangre podrá ayudarle a evitar problemas, tanto para usted como para su bebé.

Su cuerpo convierte los alimentos en glucosa.

A medida que la comida se digiere, se convierte en azúcar (glucosa), un combustible que alimenta su cuerpo. Este azúcar ingresa al torrente sanguíneo. El cuerpo produce una sustancia llamada insulina que ayuda al organismo a usar el azúcar presente en la sangre.

Corte transversal lateral de un útero; se muestra un bebé en el interior. La placenta está adherida a la pared interior del útero. El cordón umbilical une la placenta con el bebé.

La glucosa llega al bebé

La placenta es el lugar donde los nutrientes de su sangre se intercambian con la sangre de su bebé. Su glucosa llega al bebé desde la placenta a través del cordón umbilical. El bebé utiliza este azúcar para crecer.

El exceso de glucosa afecta a ambos: a usted y a su bebé

Durante el embarazo, la placenta genera hormonas que pueden afectar la forma en que su cuerpo usa la insulina. Si el cuerpo no puede usar la insulina correctamente, el nivel de azúcar en la sangre aumenta demasiado. En consecuencia, el bebé recibe demasiado azúcar. Esto puede ocasionar problemas tanto para usted como para su bebé.

El control del nivel de azúcar en la sangre ayuda a prevenir problemas

Usted puede reducir su nivel de azúcar en la sangre comiendo una dieta más apropiada, haciendo ejercicio y tomando los medicamentos que su proveedor de atención médica le recete para controlar el azúcar sanguíneo. Si mantiene su nivel de azúcar bajo control, los riesgos para usted y para su bebé son los mismos que en un embarazo normal.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.