Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Si su hijo necesita una cirugía: la anestesia

A su hijo lo van a operar. Durante la cirugía, le administrarán anestesia. Es un medicamento que hace que su hijo se relaje y se duerma e impide que sienta algún dolor durante la cirugía. Más abajo encontrará información sobre los distintos tipos de anestesia. La anestesia la administra un médico especializado llamado anestesista. El anestesista quizás cuente con la asistencia de un enfermero capacitado. Estos profesionales forman parte del equipo quirúrgico de su hijo.

Tipos de anestesia

Su hijo podría recibir cualquiera de los siguientes tipos de anestesia durante la cirugía.

  • Anestesia general. Se usa comúnmente en las cirugías mayores. Puede administrarse en forma de gas que se inhala a través de una mascarilla. O puede administrarse en forma líquida a través de una vía intravenosa. En ocasiones se utilizan los dos métodos. La anestesia general hace dormir a su hijo e impide que sienta dolor durante la cirugía.

  • Anestesia regional: Podría utilizarse en determinados procedimientos quirúrgicos. Se duerme una parte del cuerpo inyectando anestesia cerca de la columna vertebral o los nervios del cuello, los brazos o las piernas. Su hijo podría permanecer despierto o dormir un sueño ligero.

  • Cuidados anestésicos monitorizados (sedación monitorizada). Suele emplearse en cirugías cortas en las que no se requiere acceder a regiones profundas del cuerpo. Es posible que se administren sedantes por vía intravenosa (en una vena) para ayudar a su hijo a relajarse. También puede utilizarse anestesia local (medicamento que adormece la zona). Su hijo podría permanecer despierto o tener un sueño ligero, pero probablemente no recordará nada sobre la cirugía.

  Antes de la cirugía

  • Siga todas las instrucciones que le dé el proveedor de atención médica de su hijo con respecto a la administración de alimentos, bebidas y medicamentos. Esto quiere decir que es posible que su hijo no pueda comer ni beber absolutamente nada durante una determinada cantidad de horas antes de la cirugía.

  • El día de la cirugía, usted y su hijo hablarán con el anestesista, quien les explicará el tipo de anestesia que le pondrán al niño durante la cirugía. Quizás usted tenga que firmar un formulario de consentimiento para permitir que su hijo reciba la anestesia.

Información que debe dar al anestesista

Para proteger la seguridad de su hijo, informe al anestesista si su hijo se encuentra en alguna de las siguientes circunstancias:

  • Comió o bebió algo antes de la cirugía.

  • Tiene alguna alergia.

  • Está tomando algún medicamento.

  • Ha tenido alguna enfermedad reciente.

Durante la cirugía

  • La anestesia puede administrarse en una sala de inducción o en el quirófano.

  • Quizás se le permita quedarse con su hijo hasta que esté dormido. Consulte sobre esto con el anestesista del niño.

  • Durante la cirugía, el anestesista o el enfermero anestesista controlan la cantidad de anestesia que su hijo recibe. Se usará un equipo especial para revisar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el nivel de oxígeno.

  • La anestesia se deja de administrar una vez concluida la cirugía. Luego su hijo se despertará.

  Después de la cirugía

  • Su hijo será trasladado a una unidad de cuidados postanestésicos o una sala de recuperación.

  • Quizás le permitan acompañar a su hijo en dicha unidad o en la sala de recuperación. Cada niño reacciona de manera diferente a la anestesia. Es posible que su hijo se despierte desorientado, angustiado o incluso llorando. Estas reacciones son normales y suelen pasar rápidamente.

  • Cuando pueda ingerirlos, se le administrarán líquidos transparentes después de la cirugía. Poco a poco irá recibiendo alimentos sólidos y volverá a una dieta normal.

  • El cirujano le informará si su hijo necesita permanecer hospitalizado por más tiempo después de la cirugía. Si es necesario que pase la noche en el hospital, generalmente se lo informarán con anticipación.

  • Antes de que den de alta a su hijo, usted recibirá instrucciones que deberá seguir en casa. Asegúrese de entenderlas y sígalas una vez que le den el alta a su hijo.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica de su hijo de inmediato en cualquiera de los siguientes casos:

  • Náuseas o vómitos.

  • Dolor de garganta que no se alivia.

  • El dolor después de la cirugía empeora.

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación).

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir microbios de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica de la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37.2 °C) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.