Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Qué es la inmunoterapia para alergias (adulto)

Las vacunas contra la alergia, o inmunoterapia, son una manera de tratar las alergias. Estas inyecciones ayudan a que el cuerpo reaccione en menor medida a los elementos o alérgenos que le causan síntomas de alergia.

Las personas que tienen las siguientes afecciones alérgicas pueden tratarse con inmunoterapia:

  • Alergias nasales (rinitis alérgica)

  • Inflamación del recubrimiento del párpado (conjuntivitis alérgica)

  • Asma, desencadenada por alérgenos

  • Alergia a las picaduras de insectos

La decisión de tratarse con inmunoterapia 

Una mujer recibiendo una inyección en la parte superior del brazo.

Hable con su proveedor de atención médica para saber si es conveniente que reciba vacunas contra la alergia. Considere los siguientes aspectos:

  • La gravedad de sus síntomas de alergia.

  • Cuánto duran los síntomas. (¿Tiene síntomas todo el año o solamente por períodos cortos como la primavera y el otoño?)

  • Qué tan bien controla los síntomas con los medicamentos y evitando los desencadenantes.

  • Si desea tomar medicamentos antialérgicos a largo plazo.

  • El tiempo que hay que dedicarles y el costo de las vacunas antialérgicas.

Cómo funciona la inmunoterapia

Recibirá inyecciones de cantidades cada vez mayores de los alérgenos que le causan síntomas de alergia. El cuerpo se acostumbra gradualmente a los alérgenos. Con el tiempo, el cuerpo ya no reaccionará tanto a ellos y no tendrá síntomas de alergia tan graves. Sin embargo, esto solo funciona para la mayoría de las personas.

Realización de la inmunoterapia

Las inyecciones se aplican en la parte superior del brazo. Generalmente no son dolorosas, pero sentirá un pequeño pinchazo. Después de que se le aplique la inyección, tal vez experimente un poco de enrojecimiento e hinchazón en el brazo. Las reacciones leves a las inyecciones incluyen estornudar, tener congestión nasal o pueden salirle puntos abultados y rojos con comezón en la piel (urticaria leve). Con poca frecuencia, algunas personas tienen reacciones alérgicas a las inyecciones. Entre estas se encuentran opresión en la garganta o el pecho, tos, silbidos al respirar o hinchazón. Las reacciones alérgicas deben tratarse de inmediato. El alergista está preparado para tratar reacciones alérgicas en el consultorio.

Puede aplicarse 1, 2 o más inyecciones semanales durante 3 a 6 meses, o según le recomiende el proveedor de atención médica. Esta es la etapa de ataque. Luego recibirá inyecciones cada 2 a 4 semanas en la fase de mantenimiento. El tratamiento de inmunoterapia de mantenimiento suele seguir durante unos 3 a 5 años, o según le indique su proveedor. El cronograma de inyecciones no es exactamente igual para todas las personas. Su proveedor le indicará un cronograma adecuado. Podría comenzar a sentirse mejor durante la etapa de ataque, aunque los efectos pueden tardar mucho más.

Cada vez que reciba las inyecciones, esperará en el consultorio por lo menos 30 minutos. Esto es para asegurarse de que no esté experimentando una reacción alérgica grave, aunque esto es poco común.

Mientras esté en tratamiento

La inmunoterapia es solo parte del plan de tratamiento para personas con alergias. Ya que se necesita tiempo para que funcione, tendrá que seguir usando los medicamentos para la alergia según las indicaciones de su proveedor de atención médica. También es importante tratar de evitar sus alérgenos.

Cuándo debe buscar atención médica

Llame a su proveedor de atención médica o busque atención médica de inmediato si presenta síntomas graves, como los siguientes:

  • Silbidos al respirar o sensación de pecho oprimido

  • Hinchazón de la garganta, los labios o la boca

  • Mareos o desmayos

  • Náuseas, vómitos o diarrea

  • Dificultad para respirar

  • Dolor abdominal

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.