Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Qué es la inmunoterapia para alergias (niño)

La inmunoterapia es una manera de tratar las alergias. Ayuda a que el cuerpo de su hijo reaccione menos a los factores que le causan síntomas de alergia. También se conoce como desensibilización, hiposensibilización o inyecciones para la alergia. El proveedor de atención médica especialista en alergias o asma hablará con usted acerca del mejor tratamiento para su hijo.

Cómo funciona la inmunoterapia

Médico preparándose para colocarle una inyección en el brazo a un niño.

La inmunoterapia se realiza para tratar a un niño con alergias nasales (rinitis alérgica) o asma. Se hace una mezcla de cosas a las que él o ella es alérgico/a. Estas pueden incluir polen (hierbas, árboles), esporas del moho, caspa animal, veneno de abeja y ácaros del polvo que viven en su hogar. Esta mezcla se denomina extracto alergénico y funciona como si fuera una vacuna, que se administra en forma de inyección. Con el tiempo, se dan dosis cada vez más altas. El cuerpo de su hijo se irá acostumbrando cada vez más a estar expuesto a estos factores. De esa forma, los alérgenos del ambiente le causan una menor respuesta. La inyección no contiene medicamentos, como antihistamínicos o esteroides.

En la actualidad, algunos tipos de inmunoterapia se administran debajo de la lengua. Esto se conoce como inmunoterapia sublingual (SLIT, por sus siglas en inglés). Todos los días, se colocan tabletas o gotas debajo de la lengua, que pueden administrarse en su hogar. Sin embargo, existen algunos planes de seguro médico que no cubren esta forma de inmunoterapia.

Realización de inmunoterapia

La inmunoterapia se aplica mediante una inyección administrada en la parte adiposa de la parte posterior de la parte superior del brazo. Es posible que no sea tan dolorosa como una inyección en el músculo, como la vacuna contra la gripe. Después de que su hijo reciba la inyección, es posible que tenga algo de enrojecimiento e inflamación en el brazo. Después de cada inyección, su hijo deberá permanecer en el consultorio del proveedor de atención médica durante 30 minutos, o el tiempo que le indiquen. Esto es para garantizar que su hijo no tenga una reacción alérgica. Si bien las reacciones a las inyecciones para la alergia no son comunes, estas pueden ser graves y requerir tratamiento inmediato.

Su hijo puede colocarse inyecciones una o dos veces por semana, durante un máximo de un año. Con el tiempo, se modificará la dosis y la frecuencia de las inyecciones para la alergia. Cuando se alcance la dosis efectiva máxima, es posible que las inyecciones se coloquen con menos frecuencia. Por ejemplo, pueden administrarse semana de por medio o una vez por mes. El proveedor de atención médica elaborará un cronograma para su hijo.

Los síntomas de alergia pueden mejorar entre los 12 y los 18 meses posteriores a la colocación de la inyección. Algunos niños pueden empezar a sentirse mejor dentro de 3 a 6 meses. Su hijo puede recibir tratamiento durante 3 a 5 años. Su hijo siempre debe llevar 2 autoinyectores de epinefrina consigo todo el tiempo. Este medicamento puede ayudar a controlar los síntomas si ocurre una reacción alérgica grave.

Mientras su hijo esté en tratamiento

La inmunoterapia es solo parte del plan de tratamiento para niños con alergias. Los resultados de este tratamiento llevan tiempo, por lo que su hijo necesitará seguir tomando medicamentos para la alergia según las indicaciones de su proveedor de atención médica. También es importante eliminar la mayor cantidad de alérgenos, como los ácaros del polvo, del entorno de su hijo.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si su hijo tiene síntomas como:

  • Una erupción roja que puede picar (urticaria)

  • Hinchazón inexplicable de cualquier parte del cuerpo

  • Sibilancias cuando respira

Cuándo llamar al 911

Llame al 911si su hijo tiene estos síntomas:

  • Dificultad para respirar

  • Sensación de inflamación en la garganta o dificultad para hablar

  • Desmayos o mareos

  • Sensación de muerte

  • Vómitos

  • Latidos cardíacos acelerados o pulso muy acelerado

  • Dolor abdominal (grave o en aumento)

  • Color azulado, violeta o gris en la piel y los labios

  • Convulsiones o movimientos rítmicos

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.