Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Ejercicios para levantar la laringe en casos de disfagia

Los ejercicios para levantar la laringe pueden ayudarlo a tragar mejor. Puede necesitar estos ejercicios si tiene dificultades para tragar (disfagia). La laringe es una parte de su garganta. Estos ejercicios pueden mejorar la fuerza, la movilidad y el control de los músculos de su laringe. Con el tiempo, pueden ayudarlo a tragar normalmente otra vez. Estos ejercicios a veces se usan con otros tipos de ejercicios para tragar mejor. Un fonoaudiólogo le dirá qué ejercicios hacer.

¿Cómo funciona la deglución?

Antes de tragar (deglutir), usted debe masticar la comida hasta lograr un tamaño, una forma y una textura que pueda tragar. Al tragar, ese material pasa por la boca y baja a través de partes de la garganta llamadas faringe y laringe. Desde allí, la comida baja por un tubo largo (esófago). Luego, entra al estómago. Este movimiento requiere de una serie de acciones que deben realizar los músculos de esas zonas.

Cuando respira, el aire pasa también por la faringe y la laringe. Luego, baja por un tubo largo llamado tráquea antes de llegar a los pulmones. Hay una pequeña solapa de tejido llamada epiglotis que cubre la tráquea cuando usted traga comida o líquido. Esto es para que la comida o los líquidos no entren a la tráquea y los pulmones. Si tiene debilidad muscular en cualquiera de estas zonas, tragar puede resultarle más difícil.

Si necesita ejercicios para levantar la laringe

Puede que necesite ejercicios para levantar la laringe si tiene disfagia. La disfagia puede hacer que vaya comida o líquidos hacia sus vías respiratorias y pulmones (aspiración). Esto puede ocasionar neumonía y otros problemas. Por eso, es importante que trate su disfagia de inmediato. Un fonoaudiólogo le indicará hacer ejercicios para levantar la laringe si tiene problemas con la segunda fase de la deglución.

Hay muchas afecciones que pueden ocasionar problemas para tragar, como las siguientes:

  • Accidente cerebrovascular

  • Problemas dentales graves

  • Llagas en la boca

  • Afecciones que reducen la cantidad de saliva, como el síndrome de Sjögren

  • Enfermedad de Parkinson u otros trastornos neurológicos

  • Distrofia muscular

  • Bloqueo del esófago, tal como un tumor

  • Antecedentes de radioterapia o cirugía por cáncer de garganta

Si tiene un problema en la segunda fase de la deglución, puede que necesite trabajar los músculos de la garganta. Los ejercicios para levantar la laringe pueden ayudarlo a mantener la comida bajando por la faringe hasta el interior del esófago.

Riesgos de los ejercicios para levantar la laringe

Los ejercicios para levantar la laringe son muy seguros. Si siente dolor leve, puede dejar de hacerlos. Informe a su fonoaudiólogo de inmediato.

Cómo prepararse para sus ejercicios

Antes de comenzar estos ejercicios, puede que necesite cambiar su posición. De ser necesario, su fonoaudiólogo le enseñará cómo hacerlo. Por ejemplo, puede que sea mejor si hace estos ejercicios fuera de la cama.

Es mejor eliminar las distracciones del ambiente. Apague la televisión. Haga los ejercicios en un momento que no tenga visitas. Así, podrá concentrarse mejor y obtener mayores beneficios. Puede hacer los ejercicios en cualquier momento que le quede mejor. Su fonoaudiólogo le dirá si hay alguna otra cosa que necesite hacer antes de comenzar.

Ejercicios de ejemplo

Puede hacer estos ejercicios en su habitación del hospital o en su casa. Es probable que pueda hacerlos por su cuenta. Pueden usarse con otros tipos de ejercicios que lo ayudarán a tragar mejor.

Su fonoaudiólogo le mostrará los ejercicios que necesitará hacer y le indicará con qué frecuencia debe hacerlos. Puede que deba hacerlos varias veces al día. Por ejemplo, es posible que le indiquen hacer lo siguiente:

  • Maniobra de Mendelsohn. Comience a tragar. Use los músculos de la garganta para detener la nuez de Adán en su punto más alto algunos segundos. Al principio, quizás le resulte útil usar los dedos para mantenerla arriba. Luego, termine de tragar. Permita que la nuez de Adán regrese a su posición de descanso.

  • Ejercicio de falsetto. Emplee su voz para subir por la escala vocal tan alto como pueda, hasta alcanzar el tono más alto y agudo que pueda. Sostenga la nota alta por varios segundos con toda la fuerza que le sea posible. Mientras lo hace, puede subir suavemente la nuez de Adán.

Ambos ejercicios lo ayudarán a levantar la laringe, lo que puede mejorar su forma de tragar.

Probablemente hará ejercicios para levantar la laringe junto con otros tipos de ejercicios para mejorar la forma en la que traga. En ese caso, escríbalos y hágalos todas las veces en el mismo orden. Eso lo ayudará a no olvidarse de ningún ejercicio.

Lleve la cuenta de sus avances

Lleve un registro de la cantidad de veces que hace sus ejercicios de deglución. Esto lo ayudará a recordar hacerlos según las indicaciones médicas. También servirá para que su fonoaudiólogo pueda hacer un seguimiento de su proceso. Anote los ejercicios que hizo y cuándo los hizo. También anote todos los problemas que haya tenido. Hable sobre esto con su fonoaudiólogo.

A medida que su capacidad de tragar mejora, su riesgo de aspiración puede reducirse. Es posible que su fonoaudiólogo necesite modificar su dieta. También es probable que pueda volver a comer ciertos tipos de alimentos. Esto puede mejorar su nutrición, su salud general y su calidad de vida.

Quizás siga teniendo problemas para tragar incluso después de haber practicado estos ejercicios con frecuencia. Su fonoaudiólogo le dirá qué tipo de avances puede esperar.

Siga practicando todos los ejercicios de deglución que le haya indicado su fonoaudiólogo. Obtendrá mejores beneficios si sigue la terapia exactamente como le indicaron. Su avance será menor si saltea sesiones de práctica. Colabore estrechamente con todos los integrantes de su equipo de atención médica. Eso aumentará sus probabilidades de tener un buen resultado.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.